Guía práctica para definir tu estilo decorativo

El proyecto de renovar tus espacios suena extremadamente fácil y emocionante durante los primeros cinco minutos, luego, vienen los cuestionamientos: ¿qué se hace primero? ¿cómo se hace? ¿necesitaré ayuda? Y es que definir tu estilo decorativo es un proceso muy personal, por lo que el trabajo investigativo previo y las conversaciones con la almohada serán parte importante de las decisiones que tomarás.

En esta guía básica, te ayudamos a definir tu estilo y a tomar las mejores decisiones para que tu espacio quede increíble y sea un fiel reflejo de lo que estás construyendo en tu cabeza.

  • Revisa lo que hay: mirar fotos en internet o en revistas de decoración te ayudará un montón en el proceso de clarificación de lo que quieres y necesitas. Si tu intención es aprender desde las bases, una visita a la biblioteca, librería o una búsqueda de libros online te puede dar la información que estás buscando. El proceso puede ser lento, pero si tienes el suficiente compromiso, será también de lo más entretenido.
  • Elige un concepto: es mucho más fácil estructurar tu investigación y recopilación de información cuando tienes algo que guíe tu camino. Piensa en lo que es más importante para ti respecto al espacio en el que estás trabajando. El concepto puede ser cualquier cosa: un color, un estilo predefinido, una ciudad, una sensación, etc. Como por ejemplo: minimalismo, París, romántico, rústico o lo que se te ocurra.
  • Piensa en qué características te gustaría que tuviera el espacio: probablemente, para el dormitorio de los niños quieres luz y seguridad, para la sala de estar quieres un ambiente acogedor y para la terraza querrás frescura y comodidad. Define estas características para cada uno de los espacios a trabajar. Ten en cuenta que en decoración, la mayoría de estas características están dadas por la cantidad de luz y ventilación que tenga la habitación, es decir, los tipos de cortinas que elijas y la ubicación de las ventanas. La idea es que no sólo te preocupes de la decoración, sino que también elijas cortinas funcionales, como las cortinas térmicas, ideales para la habitación de los más chicos o cortinas día y noche, como las cortinas Twinline, que gradúan la luminosidad del espacio.

    Cortinas Duette Hunter Douglas

  • Trata de elegir piezas que se puedan mover: la idea no es vivir en un museo. La posibilidad de asignarle nuevas posiciones a tus muebles y objetos decorativos es una bocanada de aire fresco. Busca que todas las piezas presentes en tu espacio tengan, de alguna manera, relación entre sí. Esta relación puede estar dada por la forma, el tamaño, el color o incluso por la sensación que te provoca, nunca pierdas de vista que el espacio es tuyo y todas estas decisiones son para ti y tu familia, que es, finalmente, lo que convierte tu casa en tu hogar.
  • No le tengas miedo a los estilos predefinidos: si siempre has sentido inclinación por la decoración clásica, no dudes en seguir tu instinto, porque seguro será en donde más comodidad encontrarás.
  • Ten en cuenta la luz: La orientación de la arquitectura de tu casa o departamento determinará el tipo de cortina que necesitas para los diferentes espacios de tu hogar. Si tu dormitorio tiene mucha luz durante la mañana, probablemente querrás elegir unas cortinas blackout, para que los primeros rayos de sol no te ataquen el domingo a las 6:00 am. O si, por el contrario, necesitas más luz, unas cortinas roller verticales harán el trabajo.
  • Estudia las paletas de colores que usarás y su relación con la luz. Leer respecto a psicología del color te puede ayudar a lograr tus objetivos para cada habitación. Un punto importante en la elección de la paleta de colores es la hora en la que usas habitualmente cada espacio. Si el uso de tu dormitorio es sólo cuando se escondió el sol, entonces el uso de la gama de los azules ayudará a que tengas un buen descanso. Si, por el contrario, utilizas tu dormitorio durante el día, el uso de una paleta más neutra cumplirá todos los propósitos.

Conversa, habla de tus ideas y busca nuevas perspectivas. El hacer todo de manera individual puede ser un poco abrumador y quizás (sólo quizás) no llegues al mejor resultado posible. Involucra a los miembros de tu familia y haz de la reestructuración decorativa de tu casa una actividad para atesorar en los álbumes de recuerdos familiares.

¿Te atreves?

Cuéntanos y comparte los datos que tengas para remodelar esos espacios que tanto te entregan.

Compartir: