Clase Letal 11. Una cariñosa despedida 1ª Parte. Vivir es cambiar

Clase Letal 11. Una cariñosa despedida 1ª Parte. Vivir es cambiar

El final de una de las mejores series actuales traerá cambios, sorpresas y lágrimas. Clase Letal comienza la cuenta atrás hasta su despedida.

Clase Letal comenzó siendo una historia de acción y locura juvenil para desafiar los recuerdos del instituto de sus autores Rick Remender y Wes Craig. Y poco a poco se convirtió en una radiografía de una época que recordamos con un velo de nostalgia que ocultaba todo lo malo de una década polémica. Y continúo poco a poco avanzando, cada salto era un nuevo desafío a la memoria y a la madurez. Porque la rebelión juvenil se apaga con el tiempo y no debería ser así.

Penúltimo tomo de la serie, y las historias tienen que cerrarse. Hay mucho rencor y dolor entre los antiguos alumnos del instituto Kings Dominion de Artes Letales . Marcus ha derrumbado el sistema, ha cambiado el mundo. ¿O no? Al final el mundo sigue girando y los viejos compañeros se afianzan en las posiciones que se les destinó a tener cuando ingresaron en la escuela de asesinos. La realidad es que ni Marcus ha logrado ser otra cosa que un matón. Se ha terminado la revolución.

Los 80 se difuminan en el retrovisor de la edad y solo recordamos lo bueno, y lo más doloroso. Para Marcus, Saya, Maria y todos los alumnos del Kings Dominion esa época es la base de sus vidas década y media después, algunos entrenados para ser asesinos asesinan, otros son líderes de brazos políticos y otros solo sobreviven. Rick Remender decide saltarse lo que les ha hecho la caída de la escuela y pasa directamente a enseñarnos lo que ocurre cuando un revolucionario se asienta y se convierte en lo que la sociedad diseñó que fuera.

El escritor cambia nuevamente el objetivo y el escenario de su historia. Ha superado el instituto, y ahora toca hablar de la vida después, de las cicatrices, de la madurez, de las decisiones que se tomaron y al final no se mantuvieron. En un solo arco pasamos de acción sin par a una slice of life intenso y sentimental que llega muy dentro. La revolución al final no duró, cambió el sistema que creaba monstruos pero otro igual lo sustituyó. Y es posible que haya que volver a derramar sangre.

Y si la historia compleja, dura e intensa de Remender sigue a gran nivel, lo de Wes Craig es de escándalo. Le da igual que haya una batalla multitudinaria que una pelea uno contra uno. Pasillos recorridos a golpe de katana y subfusiles mientras la sangre mancha el camino a través de secuencias de acción a solo una viñeta. Una maravilla visual que quita el aliento. Y además es capaz de hacer fluir un drama pequeño y profundo, convirtiéndolo en algo absorbente que no dejas de leer porque los gestos y las pequeñas viñetas entre tanto espacio obsesiona la visión del lector. No puedes dejar de leer algo dibujado por Wes Craig.

Una de las mejores series americanas del siglo XXI comienza su camino hasta el inevitable final, que muchos no queremos leer, pero que es necesario para culminar una obra que va a ser recordada.

Noticias relacionadas

Te recomendamos

Published at Fri, 16 Dec 2022 11:37:54 -0600

Compartir: