¿Estás pensando en vivir solo? Claves para simplificar la tarea de organizar tu casa

Como todo en la vida, irse a vivir solo por primera vez tiene sus ventajas y desventajas y ambos puntos deben considerarse antes de tomar esta decisión.

Hay quienes desean vivir solo por la comodidad de tener su propio espacio y no compartir responsabilidades con nadie. Asimismo, otros solo quieren vivir la experiencia de vivir bajo sus propias reglas y en total libertad.

Sea como sea, vivir solo es una responsabilidad que un adulto que toma la decisión de hacerlo debe tener la capacidad de asumir.

Uno de los principales contra de vivir solo es mantener el orden y organizar todos los elementos de la casa.

Como bien sabemos, al pensar en vivir solo pensamos en un espacio pequeño con lo justo y necesario; que no requiera de mucho trabajo. Los problemas vienen cuando necesitamos organizar todas nuestras pertenencias y contar con un espacio destinado para ellas.

Básicamente organizar la casa y todos sus elementos es una tarea difícil que requiere de estrategia y cuidado.

Por otro lado, las labores del hogar se tornan más pesadas y consumen mucho más tiempo en comparación cuando tienes a un compañero para ayudarte.

Perspectivas de expertos

“Las personas que viven solas siempre buscan alternativas para simplificar las tareas o para mantener el orden sin necesidad de invertir demasiado tiempo en eso, esa es su principal prioridad ante cualquier cosa”, comenta Francisco Urrutia WCP de Hunter Douglas.

Algunos consejos claves para vivir solo felizmente y mantener al día todas las tareas del hogar son los siguientes:

Establecer un calendario para las labores básicas del hogar

Esto puedes hacerlo en una pizarra que puedas pegar a tu nevera, así lo tienes presente constantemente.

En este calendario debes definir los días que realizarás cada tarea y (si es necesario) indicar un horario para ésta.

Por ejemplo, los lunes limpiar la cocina y tu habitación entre las 18:00 y 20:00 hrs cuando llegas del trabajo.

La idea es organizarlo de la manera que más te acomode y que no vaya a coincidir con tus otras actividades del día a día.

Para ser fiel y cumplirlo es recomendable poner las labores más pesadas para el fin de semana, cuando tenemos más tiempo para hacerlas.

Realiza un menú semanal

Cocinar es una tarea que quita mucho tiempo y si pensamos en cocinar todos los días no nos quedará mucho tiempo para hacer otras cosas.

Lo ideal es establecer un menú semanal y elegir dos días a la semana para cocinar y poder distribuir esta comida para los días siguientes.

Por ejemplo, puedes establecer los domingos y miércoles como días fijos para cocinar y preparar tu menú para los próximos días.

La idea es elegir dos días para ello y no uno para poder disfrutar de la comida y no guardarla durante tanto tiempo.

Sin embargo, si sientes que no tienes demasiado tiempo como para utilizar dos días para esto puedes hacer el menú de toda la semana el domingo y congelar la comida.

Cuando la congelamos sus propiedades se mantienen y luego simplemente tenemos que descongelarla y estará exquisita.

No dejes que las tareas se acumulen

No permitas que las tareas se te acumulen, como lo es lavar ropa o limpiar el baño. Si lo haces, será mucho más tedioso y te quitará más tiempo para el momento que finalmente decidas hacerlo.

Simplificar las tareas del hogar depende exclusivamente de los hábitos y el gusto por mantener tu espacio cómodo, tal cual como lo mereces. Con un poco de práctica y constancia los resultados serán más satisfactorios y lograrás tener ese hogar feliz que tanto te gusta.

Compartir: