Modelo flywheel: 5 consejos para crear una marca digital

Las marcas con mayor crecimiento buscan formar comunidades en internet. Aquí te recomendamos una estrategia de marketing enfocada en la clientela y cómo aplicarla a tu negocio.

¿Cómo se construyen las marcas de hoy? Fácil, usando las herramientas a su disposición. Las redes sociales son la mejor opción para fortalecer las áreas de un negocio. Por ejemplo, si quieres encontrar el nombre para tu restaurante o tienda, aquí tienes un plan de acción.

El modelo flywheel (rueda volante) es un nuevo sistema de marcas. Funciona como un engranaje, con los clientes al centro. Lo rodean el servicio, las ventas y el marketing. Con el fin de atraer, satisfacer y comprometer al público. Este ciclo se nutre de buenas prácticas.

Su objetivo es crear marcas inteligentes. Que aprovechan las oportunidades digitales y se conectan emocionalmente con su audiencia. Busca producir negocios influyentes y trascendentales, que están preparados para el futuro de la industria.

Conoce a tus consumidores

Ya que este modelo se basa en la comunidad, es necesario cultivar clientes leales. Pero antes, hay que identificar el público objetivo. ¿Quiénes requieren de tus servicios? E incluso ¿qué otros intereses tiene la audiencia?

Quizás tu principal foco son los estudiantes. Por lo que el trato con ellos puede ser informal y cercano. ¿Qué quieren consumir? Una parte importante se preocupa por movimientos sociales, medioambientales y evitan la crueldad animal. Encuentra subgrupos.

Elige los mejores vendidos

Cada marca debe escoger sus productos distintivos o ‘‘hero products’’. Estos interactúan con la clientela. Una opción es reconocer los más vendidos, pero también puedes elegir los que representan al negocio y su calidad.

El modelo flywheel sugiere saturar los canales de comunicación con estos. Amplifica su presencia en redes sociales y el local. Ofrece muestras gratis o descuentos. Hazlo protagonista. Establece una rotación de artículos que recibirán el foco.

Crea narrativas

La historia de tu marca debe ser reconocible y fácil de compartir. Los elementos que representan al local deben reflejar una narrativa única y personal. También puedes incluir valores y principios que resuenen con el público. Da a conocer el corazón del negocio.

Por ejemplo, un restaurante online tiene buenas oportunidades de comunicar historias. A través de su nombre, descripciones de los platos, fotos y videos. Los clientes no solo son atraídos por la comida, sino por lo que hay detrás de esta

Alimenta la conversación

Si ya tienes la atención del público, manténla con contenido estimulante y convincente. Aprovecha las herramientas que ofrecen las redes sociales. Como historias, videos cortos y gráficas atractivas. Responde al feedback de los clientes y aplícalo con rapidez.

En este punto es recomendable aliarse con influencers o creadores de contenido. Estos dirigirán sus propias audiencias al negocio. Asegúrate que el mensaje sea orgánico y refleje la autenticidad de la marca. Los consumidores responderán mejor a la publicidad genuina.

Facilita las transacciones online y offline

Los clientes tienen altas expectativas del servicio. Ojalá sea rápido y sencillo. Esto se refiere a operaciones en el local o por internet. Por ejemplo, una página que se demora en cargar alejará a posibles consumidores. De la misma forma que largas filas o tiempos de espera.

Identifica qué problemas limitan la interacción del público con el negocio. ¿Es posible que la calidad de los productos no sea igual de buena que la publicidad? ¿O el servicio deja que desear? Busca el balance entre estos. Reconocer fallas permite encontrar soluciones. 

El sistema de la rueda volante ve a las herramientas tecnológicas como una opción para eliminar tareas repetitivas. Además, hay que invertir en la presencia en línea. Ya sean redes sociales y/o un sitio web funcional, atractivo e intuitivo. 

Compartir: