Un proyecto de transmisión: La nueva línea de alta tensión que mejorará el suministro de Chiloé

La empresa Transelec será la encargada de construir y operar esta línea de transmisión que abarcará seis comunas de la Región de Los Lagos. El denominado proyecto Tineo – Nueva Ancud, tiene como objetivo central mejorar la calidad del sistema eléctrico de esa parte del territorio.

Una vez que se apruebe su Estudio de Impacto Ambiental (EIA), el proyecto Tineo Nueva – Ancud comenzará a gestarse en la Región de Los Lagos. ¿Su objetivo? Mejorar su suministro eléctrico minimizando la cantidad de fallas que puedan darse.

Gracias a sus 251 torres de alta tensión, las cuales se ubicarán entre las comunas de Llanquihue y Ancud, tendrá la capacidad suficiente para cumplir con las exigencias energéticas de una creciente población austral.

Sin embargo, los principales beneficiarios serán los habitantes de Chiloé: “En la zona del Canal de Chacao, actualmente existe una línea que ya tiene 25 años funcionando. Según ha previsto el Ministerio de Energía, es necesario que una nueva línea se construya allí, o de lo contrario, el sistema podría saturarse”, comenta Marcelo Concha, jefe de proyectos de Transelec, empresa a cargo del proyecto.

Tineo – Nueva Ancud y la redundancia eléctrica

Tal como se comentó, la meta final de este proyecto es poder entregarle a Chiloé y a la Región de Los Lagos, un reforzado sistema de transmisión ya que, entre otras cosas, la línea antigua seguirá funcionando a la par con la nueva, actuando como respaldo.

¿Qué fin tiene esto? La idea es que la zona se alinee con los estándares eléctricos que ya poseen grandes ciudades como Santiago, Temuco y Concepción. Principalmente, lo que esta parte del país obtendrá será redundancia, condición eléctrica que se da cuando dos o más líneas de transmisión operan simultáneamente.

Según comenta Marcelo Concha, con esta cualidad eléctrica se pueden reducir notablemente las cortes que suceden en el suministro, ya que si por alguna razón se cae una línea, la otra estará operativa para reemplazar a la caída. 

¿Qué consecuencias traerá este proyecto?

Tal como sucede con otras iniciativas como Tineo – Nueva Ancud, los habitantes de las zonas cercanas manifiestan un gran número de preguntas en torno al proyecto, la mayoría relacionadas a los posibles impactos de su construcción a sus vidas y a la del territorio en donde viven.

Como una forma de responder a estas interrogantes, Transelec ha organizó una serie de reuniones con la comunidad, dando vida a más de 70 encuentros que tuvieron lugar entre mayo de 2019 y marzo de 2020. Según expresa la empresa en su sitio web, esta instancia “permitió presentar las principales características del proyecto, identificar oportunidades de mejora y hacer modificaciones de acuerdo a inquietudes comunitarias y medioambientales”.

En el mismo sitio Transelec explica que una de las medidas de compensación será un plan de reforestación de 35 hectáreas de bosque nativo, acción que será realizada en conjunto con mujeres viveristas chilotas.

En cuanto a las afectaciones que pueden suceder en la vida diaria de las personas al momento de la construcción, se ha señalado que no ocurrirán cortes de luz, no se cerrarán calles ni caminos, se trabajará en horarios diurnos (8:00 a 18:00 horas) y se cumplirá con la normativa legal de ruido. 

2024: El año en que la línea entraría en servicio

Durante el año próximo se estima que el Servicio de Evaluación Ambiental apruebe el EIA enviado por Transelec este año. Con ello, las construcciones iniciarían en 2022, teniendo como fecha de término el 2024.

Hay que recordar que la labor de la transmisión es muy importante, ya que actúa como puente entre las empresas generadoras y distribuidoras de energía. Esto quiere decir, que mientras más proyectos como Tineo – Nueva Ancud se concreten, mejor será la conectividad que tenga el Sistema Eléctrico Nacional (SEN) con las nuevas fuentes de energía renovable que irán gestándose.


Compartir: