Webserie Generación Digital: ¿Qué es el sexting y cómo evitarlo?

Se trata  de compartir imágenes íntimas a través de la red, ya sea con conocidos o con extraños, una práctica que se popularizó durante los últimos años entre jóvenes y adultos, que puede terminar en la filtración de ellas y el posterior desprestigio social de los involucrados. Ante la preocupación de los padres, los expertos recomiendan llevar una relación sana y de confianza con sus hijo donde se puedan hablar temas “tabús”. Generación Digital, webserie de la Fundación VTR aborda la temática en su último capítulo.

Es algo moderno, pero no nuevo. Hace ya más de diez años que se comenzó a hablar de un concepto denominado “sext messaging” (mensajeo sexual), cuando se filtraron una serie de mensajes de carácter sexual entre un futbolista muy conocido de la época y su asistente. Por esos años tal acción se realizó por SMS, pero hoy se realiza a través de las apps de mensajería como WhatsApp o Telegram.

Actualmente el concepto ha pasado a llamarse sexting, que en inglés deriva de las palabras sex y texting (sexo y mensajes de texto). Se define como la práctica en donde dos individuos intercambian mensajes o contenidos eróticos en una conversación virtual.

Pero, ¿quiénes suelen practicar esto? En su mayoría son adolescentes y adultos, muy familiarizados con las nuevas tecnologías. Según un reporte de la Universidad de Colorado, el 50% de los jóvenes estadounidenses entre 18 y 24 años lo hace.

Generación Digital, un espacio abierto por la Fundación VTR para que los espectadores puedan reflexionar en torno a los desafíos, riesgos y oportunidades que da esta nueva era de la conectividad permanente, trata en uno de sus últimos capítulos estos problemas, con el apoyo de expertos como Rodrigo Jarpa, Magister en Psicología Clínica y PhD. en Sexualidad Humana.

El mundo digital lo promueve más

Según datos del sitio de estadísticas Statista.com, a día de hoy la cifra de usuarios de teléfonos móviles asciende a más de 3 mil millones. Considerando que la población mundial está llegando a los 8 millones de personas y que varias personas tienen más de un solo dispositivo móvil, se habla de que hoy hay más celulares que personas en el mundo.

Esto ha permitido que varios jóvenes tengan un acceso más temprano a las nuevas tecnologías y al internet, lo que sin control alguno de sus padres puede llevarlos a incurrir en prácticas no recomendables para su edad, entre ellas, el sexting.

Según expertos, esta práctica puede haber aumentado con la llegada de la pandemia, ya que el encierro ha promovido que más personas se comuniquen a través de sus teléfonos, lo que en el caso de las parejas distanciadas puede haberlo llevado al mensajeo erótico.

El problema del consentimiento

Pero no solo es un tema de parejas. La psicología sugiere también que muchos jóvenes no necesariamente envían mensajes a sus parejas estables. Como parte de la formación de su identidad y de querer encajar en la sociedad, terminan enviando imágenes y otros materiales explícitos a otros por temor a ser rechazados.

Esto puede perjudicar el desarrollo de la personalidad de los adolescentes, quienes además tienen el riesgo de sufrir desprestigio social al ser víctima de la filtración de sus fotos o videos sexuales. En muchas ocasiones, por mala intención o por despecho, las personas a las que les enviaron el material terminan subiéndolo a internet sin su consentimiento.

“Para obtener una imagen más completa de los diferentes contextos en los que de los diferentes contextos en los que se produce el sexting, un reto para la investigación futura será investigar las características de los jóvenes que presionan a otros para que practiquen el sexting y el contexto en el que tiene lugar el intercambio no consensuado. Esto ayudaría a diseñar esfuerzos de prevención dirigidos de prevención dirigidos a los jóvenes que podrían incurrir en formas abusivas de sexting”, comentó un grupo de investigadores en JAMA Pediatrics en 2018.

¿Es bueno o malo?

Las opiniones respecto a la práctica del sexting están divididas. Por un lado, están las personas que creen que es una práctica muy arriesgada, considerando el peligro de la filtración de material, pero por otro lado hay quienes afirman que no hay problema con practicarlo.

Por ejemplo, la revista Muy Interesante publicó un artículo web en donde comentan que el sexting resulta muy bueno para mejorar las relaciones de pareja, argumentando que aumenta la satisfacción sexual de los protagonistas. De igual forma, también existen sitios web dedicados a promover la práctica segura de esta tendencia, como es el caso de Sextingseguro.com.

Sin embargo, en todo este tipo de sitio y publicaciones establecen claramente que esta práctica no debe ser realizada por menores de edad. Es deber de los padres educar a sus hijos respecto a estas prácticas y prevenir que incurran en ellas.

¿Cómo alejar a los adolescentes del sexting?

Relación de confianza
Es clave hablar de estos temas con los hijos desde pequeños, afirman los especialistas.

La mejor forma de evitar que jóvenes menores de edad compartan fotos y videos sugerentes con sus parejas o amistades es construir una relación de confianza con los hijos, en donde hablar de estos temas no se convierta en un tabú.

Es necesario que los hijos comprendan en primer lugar el peligro asociado a compartir este tipo de material, considerando que en internet fácilmente puede filtrarse. Además, los adolescentes deben entender también que el sexting es una práctica que únicamente adultos pueden realizar, al igual que lo que sucede con la pornografía.

Si tu hijo o hija adolescente se encuentra en una relación, es necesario que los eduques para que lleven una relación sana con sus parejas, en donde todo lo que hagan vaya de acuerdo con su edad. Igualmente, si no están en una relación, deben comprender que no es responsable enviar contenido erótico propio a desconocidos.

Es importante poder hablar sin problema este tipo de temas con los hijos, ya que el desarrollo de la personalidad y de la sexualidad de los niños, pasa mucho por la educación que reciben de sus padres a una edad temprana. Así se evita que terminen siendo influenciados por amigos o por lo que ven en internet.

Compartir: