Aislación acústica, una real solución para los vecinos ruidosos

Uno de los problemas más frecuentes entre las comunidades es establecer los horarios en que deben acabarse los ruidos molestos, como la música a alto volumen o los trabajos vinculados a la construcción.

En la última semana, la prensa nacional informó sobre un conflicto protagonizado por la modelo Pamela Díaz y una de sus vecinas en un exclusivo condominio ubicado en Colina, tras una fiesta para celebrar Halloween.

Según el relato del rostro de TV, cuando eran cerca de las 8 de la mañana decidió acudir al personal de seguridad para terminar con la celebración, donde los invitados no solo tenían la música fuerte, sino que además coreaban cada canción.

Aunque el conflicto de Pamela Díaz escaló hasta la justicia por diversos motivos, fue ocasionado por una razón que afecta a muchos chilenos.

¿Cuál es el procedimiento a seguir si una familia está siendo afectada por ruidos molestos? En primer lugar, vale aclarar que, si bien la ley no define como tal el concepto de “ruido molesto”, existen diferentes normas que regulan esta materia.

Según el decreto N° 38 del Ministerio del Medio Ambiente, que establece las normas de emisión de ruidos, una persona podrá ser denunciada ante Carabineros si vive en alguna edificación sujeta a la Ley de Copropiedad, como departamento, oficina, condominio o local comercial, y genera sonidos que superen los 55 decibeles entre las 07:00 y 21:00 horas, o los 45 decibeles entre las 21:00 y 07:00 horas.

Esta normativa, cuyo cumplimiento debe ser fiscalizado por inspectores ministeriales, sanciona sólo a los ruidos provenientes desde fuentes fijas, es decir, no considera los sonidos emitidos por mascotas, reuniones sociales privadas o vehículos.

Si bien los expertos recomiendan cuidar las relaciones con los vecinos, e intentar solucionar las diferencias con el diálogo, también existen herramientas legales para combatir los ruidos molestos.

Si los sonidos son muy elevados y constantes, Carabineros puede cursar el parte con la primera visita, cuyos montos llegan hasta las 5 UTM. Si las infracciones son reiteradas, las multas incluso pueden subir al doble de este valor.

Por su lado, en caso que no funcione el diálogo o las infracciones, las personas pueden recurrir a la justicia. ¿Cómo hacerlo? Interponiendo un recurso de protección, apelando al derecho a vivir en un ambiente libre de contaminación.

Sin embargo, si lo que el afectado está buscando es una solución pacífica, los expertos recomiendan acondicionar el hogar con un sistema de aislación acústica.

En el caso de Chile, la empresa HunterDouglas, líder en la fabricación de soluciones arquitectónicas y decorativas, ofrece cortinas y persianas que absorben los ruidos molestos.

Una opción es instalar las cortinas térmicas Duette, un producto de alta gama que permite aislar los sonidos exteriores gracias a su diseño hermético y la calidad de las telas que le permiten funcionar como unas excelentes cortinas aislantes.

“Es un producto que, además de dar un look sofisticado y elegante, permite mejorar significativamente la acústica de las habitaciones. Además, sirven para cualquier estación del año, pues se pueden mantener cerradas y otorgar la ventilación necesaria”, explicó Laura Yáñez, gerenta de marketing de HunterDouglas.

Por otro lado, también está la alternativa de instalar persianas exteriores, que bridan un aspecto de seguridad y confianza a las viviendas, sin restar el valor estético de las fachadas.

Una de las alternativas es la Persiana P72 que, gracias a su sistema de cierre y su fácil manipulación, estas persianas exteriores de aluminio permiten aislar completamente los sonidos poco gratos.

Además, ambas alternativas cuentan con sistemas de regulación térmica, que funciona tanto frente al frío como al calor, y además permiten optimizar el ahorro energético.

De este modo, quienes tengan problemas con vecinos ruidosos, puede optar por la vía judicial o por acondicionar sus habitaciones y evitar malos ratos.

Compartir: