La nave Orion: El gran avance de la Nasa para viajar a la Luna ya está listo

Muchos se preguntan por qué la Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio no ha viajado a la Luna nuevamente. Ese hecho podría modificarse este año, ya que su nueva nave de exploración con la capacidad para transportar humanos ya ha sido montada por la compañía Lockheed Martin y está lista para iniciar su periodo de pruebas finales.

En 1969 el mundo cambió para siempre. Una misión encabezada por los astronautas Neil Amostrong, Edwin Aldrin Jr. Y Michael Collins, logró posar la nave espacial Apolo 11 sobre el suelo lunar, y además, ellos mismos abandonaron la nave y caminaron por el satélite natural de la tierra.

Este hecho no se ha vuelto a repetir a esta escala, cosa que podría cambiar en el transcurso próximo gracias a Orion. Este es el nombre que se la ha dado a la nueva nave de exploración de la NASA, la cual está calificada para transportar astronautas al espacio más profundo, incluyendo a la ya mencionada Luna y el misterioso planeta Marte.

¿Será que con este hecho volveremos a ser testigos de una gran hazaña para la comunidad científica espacial? Habrá que esperar.

La misión Artemisa I

La construcción de la nave espacial Orion estuvo a cargo de la principal empresa contratista de la NASA, Lockheed Martin, fundada en 1995 y que además aporta con nuevas tecnologías a disposición del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

El nombre de la misión que llevará a órbita esta nave espacial es Artemisa I, la cual tendrá a disposición el cohete Space Launch System de la NASA, vehículo que dará el impulso inicial a Orion para llegar al espacio.

Según se ha comentado, en un periodo de tres semanas esta nueva nave preliminarmente volará sin tripulación, orbitando en ese transcurso la Luna para luego regresa a la Tierra. Esta primera prueba servirá de validación para establecer su capacidad real de transportar humanos a bordo sin ningún problema.

El proceso de traslado de la nave

Por ahora, la nave se encuentra en proceso de traslado desde el Centro Kennedy (específicamente desde el edificio operativo Neil Armstrong), lugar en donde se construyó, hacia otras varias instalaciones del mismo lugar en donde se cargará con elementos claves para la misión como helio, nitrógeno y amoniaco. Además, se instalará el siempre útil sistema de aborto de lanzamiento, en caso de presentar dificultades en el lanzamiento.

Cuando se complete esta etapa, Orion se trasladará al sector en donde será instalada verticalmente junto con el cohete Space Launch System. Allí permanecerá hasta que la NASA tenga todos los preparativos para iniciar la misión.

Por el momento, habrá que esperar a final de año para ser testigos de la misión no tripulada Artemisa I. En las próximas misiones, específicamente en la Artemisa II, podremos ver como una tripulación de astronautas vuelve al espacio y pisa territorio lunar tal y como se hizo en 1969. Este verano, la nave Orion encenderá sus computadoras por primera vez tras su proceso de ensamblaje.

La primera mujer en pisar la Luna

mujer cosmonauta

Cuando se llevó a cabo la misión Apolo 11, el primer astronauta en pisar la Luna fue Neil Armstrong. Para la misión Artemisa III se espera que el mundo conozca a la primera mujer en tocar suelo lunar. La nave que protagonizará esa hazaña ya está en proceso de construcción, ya que los materiales necesarios para ello están haciendo arribo al centro de ensamblaje Michoud de la NASA.

Pero estas misiones Artemisa no serán las única. La institución aeroespacial estadounidense contrató los servicios de Lockheed Martin para construir tres naves para las misiones I, III, III, IV y V. Pero según lo comentado en varios medios, se planea la construcción de otras tres naves que protagonizarán las misiones VI, VII y VIII.

El plazo en el cual se llevarán estas misiones tripuladas es aún desconocido, pero de lo que estamos seguros, es que durante la siguiente década seremos testigos de importantes avances en términos espaciales. Hay que recordar que cuando el hombre logró llegar a la Luna por primera vez, millones de personas pudieron ver la hazaña a través de sus televisores. Hoy sería muy parecido, pero sumando tablets, smartphones y computadoras.

Compartir: