ACCDiS y sus avances en la lucha contra el cáncer

En Chile, varias instituciones han iniciado sus propias investigaciones en relación al cáncer. Uno de los más grandes referentes es el Centro de Avanzada para Enfermedades Crónicas (ACCDiS).

Esta unidad que surgió gracias al financiamiento de la Comisión Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICYT) y su programa FONDAP ha generado diversos hallazgos de gran importancia en el camino para curar el cáncer.

El Dr. Andrew Quest que ha realizado investigaciones conjuntas con otros destacados científicos en su laboratorio en el Programa de Biología Celular y Molecular del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de Chile.

Este trabajo les permitió producir una nanoemulsión de curcumina que detiene a gran magnitud la proliferación de un cáncer tan agresivo como lo es el melanoma. Este hallazgo ha causado gran conmoción tanto por su efectividad como por la accesibilidad a la materia prima con la que se realizó: cúrcuma.

¿Qué impresiones les produjo este hallazgo, en el cual la curcumina actuó como un factor clave para detener procesos metastásicos de melanoma?

Estos hallazgos han sido sorprendentes por su efectividad, ya que uno no pensaría que algo derivado del curry pueda ayudar a frenar la metástasis. Por ello, quisiera destacar que gracias a centros de investigación como ACCDiS, ha sido posible generar líneas de investigación transdisciplinarias entre varios expertos, lo que nos ha permitido integrar variados conocimientos en pro de un producto como la nanoemulsión de cúrcuma.

Áreas como las ciencias básicas y la nanotecnología fueron fundamentales para generar espacios de conversación y financiamiento para ideas fuera de la caja como lo son estas.

¿En ACCDiS es posible que los conocimientos básicos se infieran hacia otras áreas de mayor impacto social?

Sin duda alguna. En ACCDiS es posible desarrollar una ciencia más asociativa donde logramos reunir ideas provenientes de distintas líneas de investigación, más básicas y más aplicadas, para finalmente ponerlas en práctica y lograr generar productos que impacten a la sociedad de manera positiva, como es el caso de la nanoemulsión de cúrcuma.

¿Qué hace la curcumina un factor tan importante en esta investigación?

Desde hace mucho tiempo, miles de años para ser más específicos, es conocido que la curcumina tenía efectos beneficiosos para la salud humana. En la India y en China se utiliza demasiado como alimento en condimentos, pero también para la medicina alternativa lo que dejó en evidencia más clara que tenía efectos beneficiosos para el ser humano.

Por eso, nos interesamos en aprovechar este recurso para la producción de un fármaco considerando su historia ancestral y su efectividad. Además, con materias primas como esta es mucho más fácil llegar a una fase clínica con pacientes humanos.

¿Qué pueden decirnos de la búsqueda para solubilizar la curcumina?

La primera gran tarea fue encontrar una manera de solubilizar la molécula, ya que aunque podrían utilizarse solventes orgánicos, estos no podrían ser inyectados en el ser humano en grandes dosis debido a su alta toxicidad, por lo que esa no era la manera. Si bien muchos experimentos conocidos en la actualidad están hechos de esta forma, por un lado, se puede logar mejorar la biodisponibilidad pero por otro se reduce la cantidad que puede ser inyectada ya que el solvente es dañino.

Por ello, diseñamos la nanoemulsión de cúrcuma.

¿En qué consiste la nanoemulsión de curcumina?

La nanoemulsión de curcumina es una preparación de liposomas con la curcumina disuelta en un solvente orgánico. Esto se mezcla generando que los liposomas encapsulen a la curcumina, hasta que el disolvente se diluya progresivamente y desaparezca dejando liposomas pequeños con la curcumina dentro. Como hacia afuera del liposoma el medio es hidrofílico y hacia adentro hidrofóbico, tenemos la curcumina solubilizada de una forma compatible con el organismo.

¿Cuál sería el siguiente paso de esta investigación?

El paso siguiente es poder aplicar esta nanoemulsión en humanos. Aunque la aplicamos para melanomas, el efecto que logramos nos da indicios que la nanoemulsión se puede aplicar con éxito en cualquier tipo de cáncer.

Compartir: